Apología de la Doctrina Católica

Hay 147 entradas en este glosario.
Buscar terminos del glosario (expresiones regulares son permitidas)
Empieza con Contiene Termino exacto Se parece a
Todo a b c d e f g h i j m n o p r s t u v y
Termino Definicion
Adviento: 1er Domingo Juan Pablo II
  1. Si bien el tiempo litúrgico de Adviento no comienza hasta el domingo próximo, deseo empezar a hablaros hoy de este ciclo. Estamos yaz habituados al término "adviento", sabemos quésignifica: pero precisamente por el hecho de estar tan familiarizados con él, quizá no llegamos a captar toda la riqueza que encierra dicho concepto.
    Adviento quiere decir "venida". Por tanto, debemos preguntarnos: ¿Quién es el que viene?, y ¿para quéviene?
    Enseguida encontramos la respuesta a esta pregunta. Hasta los niños saben que es Jesús quien viene para ellos y para todos los hombres. Viene una noche en Belén, nace en una gruta, que se utilizaba como establo para el ganado.
    Esto lo saben los niños, lo saben también los hombres que participan de la alegrí­a de los niños y parece que se hacen niños ellos también la noche de Navidad. Sin embargo, muchos son los interrogantes que se plantean. El hombre tiene el derecho e incluso el deber de preguntar para saber. Hay asimismo quienes dudan y parecen ajenos a la verdad que encierra la Navidad, aunque participen de su alegrí­a. Precisamente para esto disponemos del tiempo de Adviento, para que podamos penetrar en esta verdad esencial del cristianismo cada año de nuevo.
  2. La verdad del cristianismo corresponde a dos realidades fundamentales que no podemos perder nunca de vista. Las dos están estrechamente relacionadas entre sí­. Y justamente este ví­nculo í­ntimo, hasta el punto de que una realidad parece explicar la otra, es la nota caracterí­stica del cristianismo. La primera realidad se llama "Dios", y la segunda "el hombre". El cristianismo brota de una relación particular entre Dios y el hombre. En los últimos tiempos —en especial durante el Concilio Vaticano II— se discutí­a mucho sobre si dicha relación es teocéntrica o antropocéntrica. Si seguimos considerando por separado los dos términos de la cuestión, jamás se obtendrá una respuesta satisfactoria a esta pregunta. De hecho el cristianismo es antropocéntrico precisamente porque es plenamente teocéntrico; y al mismo tiempo es teocéntrico gracias a su antropocentrismo singular.
    Pero es cabalmente el misterio de la Encarnación el que explica por sí­ mismo esta relación. Y justamente por esto el cristianismo no es sólo una "religión de adviento", sino el Adviento mismo. El cristianismo vive el misterio de la venida real de Dios hacia el hombre, y de esta realidad palpita y late constantemente. Esta es sencillamente la vida misma del cristianismo. Se trata de una realidad profunda y sencilla a un tiempo, que resulta cercana a la comprensión y sensibilidad de todos los hombres y, sobre todo, de quien sabe hacerse niño con ocasión de la noche de Navidad. No en vano dijo Jesús una vez: "Si no os volviereis y os hiciereis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mt 18, 3).
  3. Para comprender hasta el fondo esta doble realidad de la que late y palpita el cristianismo, hay que remontarse hasta los comienzos mismos de la Revelación o, mejor, hasta los comienzos casi del pensamiento humano.
    En los comienzos del pensar humano pueden darse concepciones diferentes; el pensar de cada individuo tiene la propia historia en su vida ya desde la infancia. Sin embargo, hablando del "comienzo" no nos proponemos tratar propiamente de la historia del pensamiento. En cambio, queremos hacer constancia de que en las bases mismas del pensar, en sus fuentes, se encuentran el concepto de "Dios" y el concepto de "hombre". A veces están recubiertos del estrato de muchos otros conceptos distintos (sobre todo en la actual civilización, de "cosificación materialista" e incluso "tecnocrática"); pero ello no significa que aquellos conceptos no existen o no están en la base de nuestro pensar. Incluso el sistema ateo más elaborado sólo tiene sentido en el caso de que se presuponga que conoce el significado de la idea "Theos", Dios. A este propósito la Constitución Pastoral del Vaticano II nos enseña con razón que muchas formas de ateí­smo se derivan de que falta la relación adecuada con este concepto de Dios. Por ello, dichas formas son o, al menos pueden serlo, negaciones de algo o, más bien, de Algún otro que no corresponde al Dios verdadero.
  4. El Adviento, en cuanto tiempo litúrgico del año eclesial, nos remonta a los comienzos de la Revelación. Y precisamente en los comienzos nos encontramos enseguida con la vinculación fundamental de estas dos realidades: Dios y el hombre.
    Tomando el primer libro de la Sagrada Escritura, el Génesis, se comienza leyendo estas palabras: "Beresit bara: Al principio creó...". Sigue luego el nombre de Dios que en este texto bí­blico suena "Elohim". Al principio creó, y el que creó es Dios. Estas tres palabras constituyen como el umbral de la Revelación. Al principio del libro del Génesis, no sólo con el nombre de "Elohim" se define a Dios; otros pasajes de este libro utilizan también el nombre de "Yavé". Habla de Él aún más claramente el verbo "creó". En efecto, este verbo revela a Dios, quién es Dios. Expresa su sustancia, no tanto en sí­ misma cuanto en relación con el mundo, o sea, con el conjunto de las criaturas sujetas a la ley del tiempo y del espacio. El complemento circunstancial "al principio", señala a Dios como Aquel que existe antes de este principio, Aquel que no está limitado ni por el tiempo ni por el espacio, y que "crea", es decir, que "da comienzo" a todo lo que no es Dios, lo que constituye el mundo visible e invisible (según el Génesis, el cielo y la tierra). En este contexto el verbo "creó" dice acerca de Dios, en primer lugar, que Él existe, que es, que Él es la plenitud del ser, que tal plenitud se manifiesta como Omnipotencia, y que esta Omnipotencia es a un tiempo Sabidurí­a y Amor. Esto es lo que nos dice de Dios la primera frase de la Sagrada Escritura. De este modo se forma en nuestro entendimiento el concepto de "Dios", si nos queremos referir a los comienzos de la Revelación.
    Serí­a significativo examinar la relación en que está el concepto "Dios", tal y como lo encontramos en los comienzos de la Revelación, con el que encontramos en la base del pensar humano (incluso en el caso de la negación de Dios, es decir, del ateí­smo). Pero hoy no nos proponemos desarrollar este tema. 5. En cambio, sí­ queremos hacer constar que en los comienzos de la Revelación —en el mismo libro del Génesis—, y ya en el primer capí­tulo, encontramos la verdad fundamental acerca del hombre que Dios (Elohim) crea a su "imagen y semejanza". Leemos en él: "Dí­jose entonces Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen y a nuestra semejanza" (Gén 1, 26), y a continuación: "Creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, y los creó macho y hembra" (Gén 1, 27).
    Sobre el problema del hombre volveremos el miércoles próximo. Pero hoy debemos señalar esta relación particular entre Dios y su imagen, que es el hombre.
    Esta relación ilumina las bases mismas del cristianismo. Nos permite además dar una respuesta fundamental a dos preguntas: primera, ¿quésignifica el Adviento?; y segunda, ¿por quéprecisamente el Adviento forma parte de la sustancia misma del cristianismo?
    Estas preguntas las dejo a vuestra reflexión. Volveremos sobre ellas en nuestras meditaciones futuras y más de una vez. La realidad del Adviento está llena de la más profunda verdad sobre Dios y sobre el hombre.
    Roma, 29 de noviembre de 1978
Glossary 2.7 uses technologies including PHP and SQL
  • Roma
  • Maria Vision
  • ISB
  • No al aborto
  • Sin drogas
  • Protegeles

Online

Tenemos 110 invitados conectado(s)